La Esfinge de Bucegi

Tercera y última entrada de mi viaje a Rumanía en el marco del proyecto europeo Ready, Steady, Go! Esta vez os enseño una pequeña excursión que hicimos cinco de los participantes, y es que una tarde que se nos quedó libre por terminar todas las actividades, decidimos coger un coche e ir a la Esfinge de Bucegi. Se trata de una formación rocosa con forma de esfinge, como su propio nombre indica. Lo curioso de este lugar es que se ha formado debido al viento y a la lluvia, sin intervención por parte del ser humano. Pero no solo la Esfinge es lo que nos decidió emprender el viaje, sino todo ese entorno increíble de montaña y las ganas de hacer un poco de senderismo a casi dos mil metro de altura. Para visitar el complejo de la Esfinge y otras formaciones rocosas con diseños curiosos, hay dos opciones: la primera es coger el teleférico desde Busteni, pueblo del que os he hablado aquí. Es la opción más cómoda pero quizás también la más costosa, aunque seguro que merece la pena por las vistas tan increíbles que proporcionan. La otra opción es ir en coche, rodeando la montaña y haciendo un camino de casi una hora. Sin embargo, la carretera es increíble y los paisajes te dejan sin habla. El aire puro, las montañas, los ríos, las flores y hasta la nieve; todos esos elementos hacen que el camino en coche se haga muy ameno y placentero. Sin embargo, no se puede llegar en coche hasta arriba. Llega un punto tope donde hay que dejarlo aparcado y andar aproximadamente media hora-cuarenta minutos. El camino no es del todo fácil, hay cuesta muy empinadas pero os aseguro que a cada paso que deis os sentiréis más felices. Mientras subes y subes y subes, empiezas a sentirte como el dueño de la montaña, el dueño de esas vistas espectaculares y comienzas a sentirte afortunado por estar en un lugar así. Llegar a la cima es el premio final. Un lugar que deja a cualquiera sin habla. Nosotros quisimos quedarnos para ver el atardecer, pero teníamos que bajar porque la cena nos esperaba en la pensión. Si vais en coche y tenéis la oportunidad de quedaros hasta el atardecer, hacedlo y me lo agradecéis luego, haha.

Espero que disfrutéis de estas fotografías y que os entre el gusanillo de visitar las montañas de Bucegi, en plenos Cárpatos. Y sino, pues al menos que os entren ganas de salir a patearos la montaña que más cerca os quede. La montaña no os necesita, pero vosotros a ella sí. Quedo a la espera de vuestros comentarios con mucho entusiasmo.

Thanks Aleksandra (@balinskaa) for the shots.

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

_dsc2456