¿Qué ver en Maastricht, Países Bajos?

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

Hacía tiempo que no os contaba las últimas novedades por aquí, pero si me seguís en Instagram sabréis que no he parado últimamente entre clases, explorar los alrededores y hacer escapadas de un día a ciudades cercanas. Ese fue el casi de Maastricht hace cosa de un mes, una preciosa ciudad holandesa cercana a la frontera con Alemania. Así que empezamos con el post de hoy: ¿Qué ver en Maastricht, Países Bajos?

Antes de contaros los sitios más top de la ciudad, os hago saber la mejor manera de llegar desde Colonia. Nosotros fuimos en un tren regional hasta Aachen, el cual tardó poco más de una hora. Al llegar a la estación central y salir, a mano izquierda hay una parada de autobuses donde cada hora pasa uno que va directamente a Holanda. El precio es de 8,5€ ida y vuelta y el trayecto dura aproximadamente otra hora porque va pasando por encantadores pueblos holandeses y va parando muy a menudo. Una vez llegados a Maastricht, pasear por sus calles ya nos permite respirar un aire diferente y culto. A pesar de no ser una ciudad grande, tiene mucho que ver: La plaza del Mercado (donde también está el edificio del Ayuntamiento) es un lugar imprescindible al que ir. Además, allí mismo está el lugar donde venden las famosas patatas fritas holandesas. El lugar se llama Reitz y es considerado el mejor de la ciudad por su especialidad local: una salsa de carne de caballo con pequeños trozos de cebolla. Nosotros decidimos probarlo y he de decir que se me hizo un poco pesado, aunque delicioso.

La Basílica de St. Servatius, la Basílica de Nuestra Señora (Onze Lieve Vrouwebasiliken), la Notre Dame Etoile de la Mer y el Vrijtof son otros lugares cercanos que hay que visitar. Otro de los puntos más curiosos de la ciudad de Maastricht es la Selexyz Maastricht, una catedral convertida en librería. El lugar es increíble y tiene muchísimo encanto porque además de libros y cosas de papelería tiene una cafetería en la zona de lo que fue el altar. Sin duda una manera muy inteligente de reutilizar una iglesia. La Stokstraat es solo una de sus numerosas calles llenas de tiendas y de cafeterías, además de algunas especiales que solo venden gofres (que además huelen a kilómetros de distancia).  Y hablando de cosas dulces, un lugar totalmente recomendable para merendar es Piece of Cake, una cafetería adorable con unas tartas  y cafés deliciosos.

Espero que disfrutéis mucho de las fotos y que os dejen con ganas de descubrir Maastrich. Si, por el contrario, lo conocéis, hacedme saber cuales han sido los lugares que más os han gustado. Quedo pues a la espera de vuestros comentarios. 

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

@diannetho con un post de ¿qué ver en Maastricht, Países Bajos? Tips y lugares top

Gabardina amarilla

@diannetho con un look con gabardina amarilla en Colonia, Alemania en otoño

¡Primera entrada con fotos de mi nuevo hogar! Tras tantas semanas hablándoos de Colonia y de mi nuevo hogar por tierras alemanas, por fin tengo la oportunidad de enseñaros algunas fotos por aquí, por el blog. Para este primer look quise ponerme una gabardina amarilla para ir en consonancia con el espectáculo que nos está ofreciendo la naturaleza en las últimas semanas. Los árboles con hojas de mil colores, tanto verdes, como amarillas, naranja, rojas, marrones están siendo toda una alegría para los ojos en esta época del año y por eso quise compartirla también con vosotros. Admito que he tenido la suerte de encontrar un sitio maravilloso para vivir y me siento afortunada de tener cada día delante de mi ventana un paisaje espectacular: casitas de cuento y un bosque. Y sí, alguna que otra vez incluso una ardilla. Un lugar tranquilo pero a la vez cerca del bullicio de la ciudad.

En cuanto a la dinámica de vida que llevo aquí, tampoco paro, tal como me pasaba en Málaga. Las clases en la universidad no son pocas y a la vez intensas, todas en alemán y bastante solicitantes. Si ya de por si la carrera no es del todo fácil, imaginaros dar todas las asignaturas en alemán. Divertido, ¿verdad? Pero dicen que en los casos más difíciles y extremos es cuando se aprende, ¿no? Pues precisamente a eso venía yo: a aprender, a empaparme de conocimiento, de vivencias y de aventuras. Cuando no tengo clases intento no solo estudiar de libros, sino de la realidad. Salgo a andar, a oler, a probar, a mirar, a sentir y a palpar el nuevo mundo que me rodea. Cada vez que tengo la oportunidad salgo en busca de nuevos lugares cercanos, de lugares que me inspiren y que me emocionen. Admito que hasta ahora he tenido la oportunidad de viajar mucho. No necesariamente a lugares lejanos, pero me he pateado muchas calles y he quedado maravillada de muchos museos. Pero más acerca de mis viajes os contaré en los próximos posts. Mientras, quedo a la espera de vuestros comentarios acerca de estas fotos. Contadme si os gusta esta época del año y también qué os ha parecido mi look básico pero con un toque diferente por la gabardina amarilla?

Muchísimas gracias a Marta por las fotos.

@diannetho con un look con gabardina amarilla en Colonia, Alemania en otoño

First post from my new home! After all the weeks telling you on social media about me moving to Cologne to finish here my degree in Translation and Interpreting, finally I have the opportunity to share with all of you a look I shot here, just on my neighbourhood. For this first outfit I wanted to wear my new yellow trench so I could look nice with all the leaves that I was surrounded by. I feel like here the autumn was for real, with all the amazing colors nature had to offer, not only the different shades of green, but also yellow, brown, orange or even red leaves were all over the ground. I also have to say that I feel very lucky to have gotten a beautiful place such as the one where I live. A nice and quite neighbourhood, with views to the woods and to charming fairytales-looking houses. I even saw squirrels a few times; how cute, right? The best thing is that at the same time I am close to the city and I can be in the heart of Cologne in less that half an hour, which is great.

Regarding my way of living here, I have courses at uni every day. All of them are in German and just a couple of teachers let you speak in English if you can’t express your more complex ideas in German. I have to say that because of that everyhting is a little bit challenging, but well, this is the best way to learn, right? I came here thinking about transforming myself in a sponge. A sponge that could absorb as much information as possible. Not only regading my courses and what I need to learn so I can finish my degree, but also the language, the culture, the traditions, the way of people’s lives. I am trying to meet as much people as possible, I try to read a lot, to go to different places, try new activities. I also try to travel whenever I have the chance to. Even if it’s just a day trip, like going to Düsseldorf or Dortmund in one day and coming back. I already managed to visit a couple of cities in The Netherlands and I can’t wait to explore more.

Now I’d love to know what do you think about this pictures and how is the weather during Autumn in your country. 

Thank you Marta for helping me with the shots.

@diannetho con un look con gabardina amarilla en Colonia, Alemania en otoño

@diannetho con un look con gabardina amarilla en Colonia, Alemania en otoño

@diannetho con un look con gabardina amarilla en Colonia, Alemania en otoño

@diannetho con un look con gabardina amarilla en Colonia, Alemania en otoño

@diannetho con un look con gabardina amarilla en Colonia, Alemania en otoño

@diannetho con un look con gabardina amarilla en Colonia, Alemania en otoño

@diannetho con un look con gabardina amarilla en Colonia, Alemania en otoño

@diannetho con un look con gabardina amarilla en Colonia, Alemania en otoño

@diannetho con un look con gabardina amarilla en Colonia, Alemania en otoño

@diannetho con un look con gabardina amarilla en Colonia, Alemania en otoño

 

Castillo de Hunyad

@diannetho en el Castillo de Hunyad y en Transfagarasean, Rumanía

Los que me seguís en redes sociales no solo sabéis que ya llevo poco más de un mes viviendo en Colonia, Alemania, sino  también que este verano tuve la oportunidad de volver a Rumanía y visitar algunos de sus lugares más emblemáticos, como el Castillo de Hunyad (en rumano, Castelul Corvinilor) y la carretera de Transfagarasean, considerada una de las carreteras más peligrosas y a la vez más bellas del mundo. Es por ello que antes de empezar a compartir con vosotros fotos de mis viajes por tierras alemanas y holandesas, quiero enseñaros estas maravillosas fotos de la tierra de Drácula. Hace poco os enseñaba por aquí o aquí otras fotos de Rumanía de cuando fui como parte de un proyecto europeo. Espero dejaros con el gusanillo de visitar este país, pues es rico en belleza natural, en monumentos, en historia y en una gastronomía deliciosa, además de tener a gente hospitalaria y muy amigable.

En cuanto a mi estancia en Colonia, parece ser que todo se va asentando poco a poco. Ya llevo algunas semanas de clases y si bien es cierto que hay momentos en los que me siento un tanto perdida por tener todas las clases en alemán, creo que es una oportunidad a aprovechar al máximo. Creo que solo de este modo podré aprender el idioma de la manera más correcta y rápida posible, aunque de una manera un tanto forzada, digamos. Asimismo, estoy tratando de aprovechar esta etapa como una de aprendizaje en campos más allá del idioma y la cultura del lugar, pues solo conociendo personas que vienen de diferentes puntos del mundo puedo ver nuevas perspectivas e ideas. Charlar e intercambiar experiencias, vivencias y filosofías con gente que viene de medios diferentes a los nuestros nos proporcionará un crecimiento alucinante.

Me encantaría saber qué pensáis de esto y si alguna vez habéis tenido alguna experiencia similar. Si al viajar habéis dado un cambio en vuestra perspectiva del mundo o si, por el contrario, os ha hecho tener aún más confianza en vuestras ideas y visiones. Estoy deseando leer vuestros comentarios y también espero con ganas el feedback de estas fotos de Rumanía. ¿Os llama la atención el país? ¿Conocíais estos lugares?

@diannetho en el Castillo de Hunyad y en Transfagarasean, Rumanía

@diannetho en el Castillo de Hunyad y en Transfagarasean, Rumanía

@diannetho en el Castillo de Hunyad y en Transfagarasean, Rumanía

@diannetho en el Castillo de Hunyad y en Transfagarasean, Rumanía

@diannetho en el Castillo de Hunyad y en Transfagarasean, Rumanía

@diannetho en el Castillo de Hunyad y en Transfagarasean, Rumanía

@diannetho en el Castillo de Hunyad y en Transfagarasean, Rumanía

@diannetho en el Castillo de Hunyad y en Transfagarasean, Rumanía

@diannetho en el Castillo de Hunyad y en Transfagarasean, Rumanía

@diannetho en el Castillo de Hunyad y en Transfagarasean, Rumanía

@diannetho en el Castillo de Hunyad y en Transfagarasean, Rumanía

@diannetho en el Castillo de Hunyad y en Transfagarasean, Rumanía

Picnic

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

Comienzo de una nueva semana pero una semana con peso. El momento de la mudanza ha llegado y tras pensar con mucho detalle como meter cada ropa, accesorio y trocito de Málaga en mis maletas, toca partir. Más sobre esto os contaré en breve pero si no os queréis perder nada, estad atentos a mi Instagram, lo retransmitiré todo en los posts y también en stories.

Mientras tanto quiero compartir con vosotros una de mis sesiones favoritas desde que tengo el blog. Hacía muchísimo que tenía ganas de simular un picnic, hacer muuuuchas fotos bonitas y acabar comiéndome todas las delicias presentes. Y eso es precisamente lo que hicimos Kanszei y yo a comienzos del mes de julio. En pleno verano y a las cuatro de la tarde nos plantamos en un parque con césped bonito y nos pusimos a sacar fotos. Además, acababa de comprarme esta maravilla de vestido en las rebajas de Zara y era el vestido ideal para la ocasión. Además, después de unos cuantos meses de trote, os confieso que es de lo más versátil, perfecto tanto para ocasiones más especiales, complementándolo con accesorios románticos y femeninos como para looks más de diario, con zapatillas blancas y un shopping bag. El sombrero es otra de mis compras estrellas del verano. Un día de recados lo vi en un escaparate de una tienda que vende lana e hilos para ganchillo y también hace cursillos para aprender a tejer. Me llamó tanto la atención que entré a preguntar si estaba a la venta y la primera reacción de la dueña fue curiosa. El sombrero no estaba en el escaparate con propósito de venta, pero me vio tan entusiasmada que decidió vendérmelo. Lo que viene siendo… ¡que tenía que ser mío!

Espero que disfrutéis mucho de estas fotografías y que os sirvan de inspiración. Además, aún estáis a tiempo para hacer un picnic y disfrutar de la naturaleza y de buen picoteo. Quedo con mucho entusiasmo y ganas a la espera de vuestros comentarios. ¿Qué os han parecido las fotos? ¿Y el look? 

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

@diannetho en sesión de fotos con picnic, look femenino y cámaras vintage

La Esfinge de Bucegi

Tercera y última entrada de mi viaje a Rumanía en el marco del proyecto europeo Ready, Steady, Go! Esta vez os enseño una pequeña excursión que hicimos cinco de los participantes, y es que una tarde que se nos quedó libre por terminar todas las actividades, decidimos coger un coche e ir a la Esfinge de Bucegi. Se trata de una formación rocosa con forma de esfinge, como su propio nombre indica. Lo curioso de este lugar es que se ha formado debido al viento y a la lluvia, sin intervención por parte del ser humano. Pero no solo la Esfinge es lo que nos decidió emprender el viaje, sino todo ese entorno increíble de montaña y las ganas de hacer un poco de senderismo a casi dos mil metro de altura. Para visitar el complejo de la Esfinge y otras formaciones rocosas con diseños curiosos, hay dos opciones: la primera es coger el teleférico desde Busteni, pueblo del que os he hablado aquí. Es la opción más cómoda pero quizás también la más costosa, aunque seguro que merece la pena por las vistas tan increíbles que proporcionan. La otra opción es ir en coche, rodeando la montaña y haciendo un camino de casi una hora. Sin embargo, la carretera es increíble y los paisajes te dejan sin habla. El aire puro, las montañas, los ríos, las flores y hasta la nieve; todos esos elementos hacen que el camino en coche se haga muy ameno y placentero. Sin embargo, no se puede llegar en coche hasta arriba. Llega un punto tope donde hay que dejarlo aparcado y andar aproximadamente media hora-cuarenta minutos. El camino no es del todo fácil, hay cuesta muy empinadas pero os aseguro que a cada paso que deis os sentiréis más felices. Mientras subes y subes y subes, empiezas a sentirte como el dueño de la montaña, el dueño de esas vistas espectaculares y comienzas a sentirte afortunado por estar en un lugar así. Llegar a la cima es el premio final. Un lugar que deja a cualquiera sin habla. Nosotros quisimos quedarnos para ver el atardecer, pero teníamos que bajar porque la cena nos esperaba en la pensión. Si vais en coche y tenéis la oportunidad de quedaros hasta el atardecer, hacedlo y me lo agradecéis luego, haha.

Espero que disfrutéis de estas fotografías y que os entre el gusanillo de visitar las montañas de Bucegi, en plenos Cárpatos. Y sino, pues al menos que os entren ganas de salir a patearos la montaña que más cerca os quede. La montaña no os necesita, pero vosotros a ella sí. Quedo a la espera de vuestros comentarios con mucho entusiasmo.

Thanks Aleksandra (@balinskaa) for the shots.

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

@diannetho visitando la Esfinge de Bucegi, en los Cárpatos rumanos

_dsc2456